LARS FORSELL y WENER ASPENSTRÖM, Poesía Sueca.
 
LARS FORSELL y WENER ASPENSTRÖM, Poesía Sueca.
LARS FORSELL y WENER ASPENSTRÖM, Poesía Sueca.
 
algo...
Presiona el subrrayad... :D
+ o - contemporánea pero muy chida ;) :D
imagen
LARS FORSELL*
ESTOY DORMIDO EN TI

Tú no puedes saber
que estoy dormido en ti
cercano al nacimiento
cercano al encantamiento.

Como una ballena encinta
te volteas en la cama,
como un plancton de grandes ojos
yo dormito en ti.

Tú nunca sabrás
que te amo,
que duermo cerca de la muerte
y sacudo mi reclusión.



SHANGAI

En Shangai, cuando anochece,
los amantes están de pie
uno frente a otro.

Se miran a los ojos,
se toman de las manos
sin decir nada en especial.



COMO UN NIÑO

Como un niño
a ti

Como un niño rubio
de verdad

Como un niño a ti a ti
tú comprendes

Como un niño de manos
pequeñas

Te doy una de ellas
a ti



BALADA 1952

1
Tu sexo es rojo oscuro
y húmedo como la fruta.

El bosque negro que lo cubre
flota cuando soplo.

Más adentro hay una manzana de invierno
manchada como después de la lluvia.

Las sombra aladas de siete pájaros
resbalan sobre tu cara.

Una pierna sobre mi espalda,
una mano en mis testículos.

Y tu boca se abre como una almeja
y me siento seguro.


2
Duermes con los ojos semicerrados
y los anuncios luminosos
pintan diablos en la pared.

El mundo está en París o en Roma
o en Salzburgo o

demasiado cerca de nosotros
Nosotros estamos juntos
Tu aliento próximo a mi pie


3
Mañana despertaremos
un silbido en la calle
una ciada que regaña

Tú te limpiarás detrás de la cortina
Triunfantes salimos a la calle




ANOCHE

Anoche cuando yacía
en un estado de vigilia y sueño,
que despierta alucinaciones
de lo que has negligido o pretendido no ver,
me senté de repente
cuando oí un débil sonido sibilante.

Cuando abrí los ojos
vi la puerta del cuarto brillar débilmente en la oscuridad
con una verde luz inhalada de fósforo clorofila.

Empujé la puerta
¿o se abrió sola? Allá
en el pasillo del baño
o en otro reino --¿cómo podría saberlo?--
un animal yacía y me miraba
con rayas blancas y amarillas,
grandes ojos abiertos
a medio camino entre la cobardía y el coraje,
un tigre tal vez
con orejas de conejo.

Entre sus patas
una de las pelotas de los niños
estaba rayada de arriba abajo.




EL PODER DEL PUEBLO

El poder del pueblo es un pájaro
que se levanta naturalmente con dos alas
compañeras del aire

mientras el afán de mandar
es un monstruo de cabeza doble
un águila con dos picos
con mirada de culebra
remachada con uñas de hierro
a la rama más fuerte
de árbol genealógico

Veo gentes heladas
se junta bajo el frío invernal
para calentarse y pedir fuego
Pero les advierto del frío
de ojos fríos
que veo también
y acorrala a los condenados
con palabras de comunión y libertad de decisión
hasta que la muchedumbre se queda tan apretada
que no puede soltar los perros rabiosos

En el corazón despótico
un zar anda de cacería
con la troika de gentes subordinadas

Desconfía de ti mismo
pon el oído
en la corneta del zar en ti
Arma una trampa
Derríbalo
El pueblo no lo ha elegido
tú tampoco
Él te ha elegido y el pueblo como cambio

Te advierto del camarada Stalin
en todos nosotros
El señuelo detenido con una orden de detención
¡El comemierda heráldico!




ESCRIBO

Escribo.
Sólo pito.
Cuando el papel se acabe,
la última hoja será mi portada.

¡Empaquétame!
¡Certifícame!
¡Mándame con este sello
en imagen
a alguien que grita!



DICES QUE LA POESÍA HA MUERTO

Dices que la poesía ha muerto
o al menos que está a punto de morir.
Pero olvidas, entonces, bien alimentado amigo,
que como tú ella vive
vecina a la muerte.
Medio piso más abajo,
medio piso rechinando
en la oscuridad.

El albañil canta.
El carpintero canta.
La cajera del supermercado canta.
Y tú y yo y el sepulturero.

Todos cantamos por la vida.
Todos abren la boca y cantan por la vida.
¡Hasta que el tipo que vive medio piso abajo
golpea el techo con su bastón!




BIEN VENGAS, MAL

"Bien vengas, mal
si vienes solo.
Calderón


Bien vengas, mal
si vienes solo,
pero no vienes nunca solo.

En ejércitos pertrechados de picas,
en columnas, en medio de los buenos vienes,
de manera que no te pueden distinguir del bien.

Vienes como uno de los fieles
o entre los hombres de la causa justa
o entre los aduladores.

Detrás de nosotros todos dejamos manchas de sangre.

Uno te ve sólo después.
El tirano sediento de sangre,
el asesino, el cuchillo escondido,
el estrangulador acercan a tu cuello el brazo amistoso.

Bien vengas, mal
si vienes solo,
me gustaría mucho conocerte.

Ven de noche.
No quiero hacerte daño.
Sólo saber quién eres.

Afuera brama el Volga
y en la oscuridad canta un ruiseñor.
Una sola vez, quizás la última vez.

podríamos tomar un vino juntos,
como buenos enemigos
y después abrazarnos y apartarnos como buernos amigos.

Así se sabrá cómo eres
en el amanecer cuando empiece la lucha.
¡Entonces tendrás cara!




LA OREJA DE VAN GOGH

Van Gogh corta su oreja
la envuelve en una toalla
lentamente coloreada de rojo
y la manda
a ti

¿Qué vas a hacer con esta evidencia
de amor locura tristeza?
¿La arrojarás con disgusto a las llamas
de tu chimenea?

¿O al bote de basura
o la ocultarás, quizás con un poco de orgullo,
en una cajita?

A mí me parece, tanto como esta oreja existe,
escuchar, siempre escuchar
la luz de los manizales crueles

y lo estático del sol sin remordimientos




¿QUIÉN NO RECUERDA ANOÉ Y LA PALOMA?

¿Quién no recuerda a Noé y la paloma
que volvió con una rama de olivo en el pico?
Pero ¿quién entre los laicos recuerda
que él primero mandó un cuervo?

¿Qué vio el cuervo?
Él vio y encontró lo que estaba buscando:
Nada.

Nada. cadáveres flotando
barcos sin remos, agua, decaimiento.
Ese fue el mensaje del cuervo.

Y hoy, sábado, él trajo la palabra
de un ramo de humanos harapientos,
viejos, muchachas, niños
acorralados a lo largo de los caminos
para llevarlos lejos, a casa, o lejos de casa,
sin saber a dónde.



NINGÚN DÍA

Ningún día uno se despierta del mal lado.
Nadie despierta del buen lado.

Te despiertas del lado de la justicia
o del lado de la justicia
Es tan sencillo.

No cazamos en abril,
cazamos en octubres.

Demorarse puede ser prudente
pero atrasarse es la muerte.
La rebelión despierta del lado de la justicia,
se queda ahí y sueña.
Es tan sencillo.




DEDICATORIA

En el camino de Nueva York, en el ´48,
Una ventisca
Seis niños en un trineo
El tren pasó encima

Te llamé desde Chicago
Te hablé de occidente
De qué otra cosa podría hablar
Pero no viniste

Telefoneé
Como seis campanas espantadas
Después escribí un poema sobre el tren
Usando palabras de otros

Flauta Doble era tu nombre entonces
Viento en el reloj de arena del alba
Y eco
Y cosas así

Entonces tú viniste debajo de mí amor
Sobre mí tú viniste
Como seis pesadas
Ruedas que rechinan




CONEJOS SALVAJES

I
Me paro aquí; el humo del fuego remolineando en torno mío
al borde del acantilado,
y el reflejo de mi rostro
es una medusa en la marejada.

Tengo prisa, quiero tantas cosas,
me quiero ir ahora, al alba.

Tengo prisa, te digo,
y el mundo alrededor y adentro de mí
permanece inmóvil,
y, detrás de mí, el fuego se acerca.

II
En Australia sucedió:
el fuego en el bosque esparcido
por conejos salvajes en fuga,
antorchas pequeñas saltando,
un peine de fuego
bajo sus espaldas.

Miedo y terror
continuamente saltan a través del mundo,
esparciendo su contagio furioso.

Ellos corren bajo ramas crepitantes
a través del bosque zumbante de fuego,
a través del campo hasta el borde del otro bosque,
encendiéndolo
y poniendo fuego a la arboleda en su camino.

Correo del terror
con la antorcha del miedo
que tenemos que apagar
sin que de nosotros salga humo...

III
El fuego
no nos espanta
debe ser usado

el fuego en el corazón
la llama en tus ojos

El fuego en el alba, y el hocico del fuego

Tiéndelo
Guárdalo
La llama de la vida, la llama de la esperanza

¿Ves el resplandor
al borde de la página carbonizada?

Él también debe ser usado.




ULISES EN ÍTACA

Tres veces tres rosas
he tirado hoy al mar, cuando la corriente
se aleja de Ítaca.
Tres veces tres palomas
aleteando se han alzado de mi mano.

Existe una púrpura tan poderosa, Calipso,
que algunas onzas podrían colorear todo el mar de rojo sangriento:
¿De qué sirve entonces la distancia
y el haber huido de ti?

Las sirenas aún me tientan en mis sueños.
Y el mar se agita,
y el sueño grita tormenta
y te reclama.



ES DIFÍL DECIR QUE TODO ES INÚTIL

Es difícil decir que todo es inútil
para el que sabe que un sentido
lo cambiará todo.

Un día tu amor será amenazado por el agua del mar.
Todo habrá perdido su sabor.
Pero tu boca sabrá a sal.




CRÉEME

Créeme, nunca ames demasiado tiempo.
Mi amor fue largo demasiado largo,
hasta que un día pasó de moda
como una canción desgastada.

Arenas movedizas, arenas movedizas tu pasado,
lo venidero ya es una cicatriz.
Te hundes, créeme, atravesando el puente
como en un cenagal.

La añoranza y el hastío te llegan hasta el cuello.
Por todas partes
bailan recuerdo y sombras
con la nada.

Nunca ames demasiado tiempo.
Acariciaos ahora.
Nada, créeme, cambia,
tan sólo ella y tú.




MADRIGAL

Ni una rosa para mi amor
Ni un océano
Yo amo
A la que quiero

La tomo por el pecho
Crece en ella mi inquietud
En ella me entierro
Como en una tumba

* Tomado de Bodas con Dios--Lars Forssel--Äktenskap med Gud, Antología y traducciones de Homero Aridjis y Pierre Zekeli...
Ediciones El Tucán de Virginia.
imagen
WENER ASPENSTRÖM
Poemas *


TÚ, YO Y EL MUNDO

No preguntes quién eres tú y quién soy yo
y por qué cada cosa es.
Deja a los profesores resolverlo,
para eso les pagan.
Pon la báscula de la cocina sobre la mesa
y deja a la realidad pesarse a sí misma.
Pónte tu abrigo.
Y apaga la luz del pasillo.
Cierra la puerta.
Deja a los muertos sepultar a los muertos.

Aquí vamos ahora.
Aquella de las botas de hule blanco
eres tú.
Aquel de las botas de hule negro
soy yo.
Y la lluvia que cae sobre nosotros dos
es la lluvia.





LA MICRO GENTE

¿Has visto las microciudades en la nieve?
¿Sus ventanas ojo de aguja con las luces prendidas?
¿Las has visto plantar y tender
las rosas rápidas de la escarcha creciente?
¿Las escuchas tocar su quieta música invernal
sobre las flautas no griegas que han derribado
de los canales?
Tú sabes que cada paso mata.
¡Pisotéalas, entonces!
Empújalas hacia la pala de nieve
y arrójalas hacia el espacio con ese resto
cuya escala no alcanza la medida del hombre.



SARDINAS EN EL METRO

No quiero lavarme con ese jabón.
No quiero cepillarme los dientes con esa pasta.
No quiero mentir en ese sofá.
No necesito ese papel higiénico.
No estoy interesado en ese seguro.
No pienso cambiar la marca de mis cigarros.
No deseo ver esa película.
Me niego a bajarme en ese suburbio.

La sardina quiere que la lata se abra hacia el mar.



EL REDENTOR VIVE

En el espacio dejado por el Padre
hay un Mercedes estacionado.
En el espacio dejado por la Madre en la cocina
hay un refrigerador.
Sillas ajustables reemplazan
a Hermanos y Hermanas.
Tapetes de muro a muro:
hierba.
La lámpara para leer da mejor luz que el Sol.
El radio ahoga las Voces.
La TV muestra imágenes del Mundo.

Finalmente libre.
Tu ombligo es una herida que ha sido curada.



EN LA ESQUINA DE LA CALLE,
CAMINO AL COREO

¿Desconectó la plancha?
A menudo ella se olvida.
¿Cerró la llave de agua?
Ella es tan descuidada.
¿Escribió la carta?
¿Pagó la renta?
En la esquina de la calle,
camino al correo,
aparece un campo de trigo,
las espigas de grano están ondeando.
Ella las cosacha con los ojos,
las muele con sus anhelos,
hornea en sus pensamientos una hoja de pan
y la come lentamente.
Luego sale y paga la renta.



LOS ZAPATOS TIENEN GANAS DE SALIR

Acaba de caer la tempestad.
Acaba de pasar.
No tengo perro,
pero sí zuecos.
Están junto a la puerta,
ladran.




SIÉNTATE JUNTO A MI AMOHADA

Nadie dice a las olas:
¡Marineros, hagan su deber!
o
¡Discípulos, busquen la verdad!
Nadie pregunta a las piedras
y las piedras no se preguntan
una a otra: ¿Me amas?
o
¿Por qué he nacido?
Ignorantes,
sin deseo de conocer,
en cada camino al paraíso
hogareño al grito
o a la plegaria
o al mero susurro:
siéntate junto a mi almohada...




LA CUEVA

No, no vuelve al campo,
a los animales soñolientos.
Tampoco a la ciudad,
entre los fotógrafos reproduciéndose uno al otro.
Para construirse un nuevo habitat
(adónde)
de un material nuevo
(cuál)
¿un iglú de aire?
El pensamiento de lo imporsible
enraíza en él,
lo ahueca,
hasta que él mismo es una cueva,
un hombre sin imágenes,
sin fe.




DESPUES DE TOCAR MOZART
TODO EL DÍA

Los árboles se desvisten, se visten otra vez
con la regularidad
de un matrimonio.
Los gansos salvajes se dirigen hacia el sur, hacia el norte.
Tú conoces la naturaleza, tú conoces los trucos.
¿De qué sirve Mozart?
Los rebaños grises de los colegiales
vagan bajo los tilos
y regresan.
La música es un tiempo trabajado.
El tiempo no cura las heridas del tiempo.





DESPUÉS DE UNA NOCHE DE ESCARCHA

Lentamente mato una manzana en mi boca.
Arriba, una hoja se suelta
y toma las de abajo con ella.
¿No queríamos ser algo más
que estos cortadores de frutos
en una tierra de buena conducta
con el derecho a votar y el derecho a no hacerlo?
Muchos van a sorprenderse
como los sonnámbulos en su camisón
sobre el techo escarchado
bajo un implacable
por no decir irrisorio
por no decir tonante cielo estrellado.




LA LUNA

Algunos dicen que la luna es un joven pescador
que arrastra sus redes de arenques sobre el agua.
Otros dicen que es la viuda de un viejo pescador
que con agujas rutilantes teje el chal de la soledad.

No sé. Estoy asombrado por tanta inmovilidad.
Me asombra que la noche se haya detenido.



UNA MAÑANA TEMPRANO

Una mañana temprano,
una mañana de sentidos y luz,
no hubo entre tú y el mundo
velos, nieblas.
Los cielos eran incomprensibles como ahora,
tal vez más altos pero aún no distantes.
¿Recuerdas las moradas humanas?
Parecían tan cercanas a la tierra.
Las piedras desacansaban pesadamente en sus vainas.
Los caballos se paraban soñando bajo los árboles.
Para las bandadas de pájaros, para la canción,
para aquellos que eran arrojados en vuelo de país en país,
había nidos y lugares de reposo.
Aún las ciudades eran seguras en ese tiempo,
encerradas dentro de sus muros.




LA CIUDAD

No soy una persona apolítica.
Tengo mi opinión sobre cómo las muelas de afilar
deberían girar en este país.
Considero la paz nuestra más importante preocupación.
Pero no quiero cortar la telaraña del más pequeño sueño
con las tijeras del sueño más grande.
Es la hora del día
cuando el remolcador Rex sale para el archipiélago
para buscar el amanecer.
Es la época del año
en la que el gigantes de las montañas de Skinnarviks
lleva manos de lilas en el pelo.
Pronto abrirá su maníbula y escupirá
una bandada de gaviotas sobre la ciudad.
Pienso que eso es bello, después de todo.
Pienso que es humano, de alguna manera.




EL CORAZÓN

Sin sueño, los codos sobre el marco de la ventana,
la mirada fija sobre las palomas lerdas
en el tejado de la mañana fría.
Pudo ser el siglo 19 del tardío 18.
Es hoy.
Entre órganos vitales, el corazón
no puede clamar
por atención especial,
pero el corazón lo mantiene despierto.
Una orden diferente, una nueva gramática
cambiaría difícilmente las cosas:
el calvo oxidado,
la verja crujiente,
la memoria de una hoja que él tuvo en su mano
y que desmenuzó como un boleto de travía.
¿Por qué?
El corazón no es moderno.
Pero se mantiene despierto.





FUERA DEL CÍRCULO DE LUZ

El sol presta luz a la luna,
la luna la presta al mar,
el mar me ofrece su reflexión
y yo me vuelvo.
Tienes razón al sentirte traicionado.
Mi fe no se levantará
en una conción de alabanza,
la angustia no me hace mudo.
Chillar como una pájaro marino
satisface al fin
sólo a los pájaros marinos. Regresa
a las lámparas amigas,
te suplico, te lo suplico.
Irredento, caminaré aquí
en la hierba espectral
musitando sí y no.





MAS NO SE

Vuelvo a ver
el pájaro fronterizo,
parte en la luz,
parte en la sombra,
oigo el grito doble
del pájaro dividido:
un ala negra,
una blanca,
volando por el momento
una junto a otra.
Quien busque una fe
hallará dos dudas.
Má no sé
aunque la primavera se ha ido
y el verano ha volado.




LA ARAÑA
No hay escondite contra la niebla
en ninguna parte.
Al fango llega pronto,
y se levanta tarde, pegada
a las redes de la araña.
Sin ayuda,
sobrenaturalmente grande,
el sol cuelga entre los abetos.
Amarga de sí misma y de la vida
la araña comienza a comer la dura niebla.




POESÍA

La rosa fugitiva
en la mano fugitiva,
en la poesía fugitiva.
Te sientas con el alfabeto.
El gato está cómodo y ronronea.
Y tú estás sentado entre montones de libros.



INTERPRETACIÓN DEL SUEÑO

Una mujer vieja apareció
en el sueño de mi esposa
y dijo: "Nunca otra vez
y para siempre".
Mi esposa me pregunta qué quiso decir.
Quiso decir, pienso, simplemente
lo que ya sabemos.
Vemos a los niños bañarse decapitados
por las olas del Báltico,
alsarse de nuevo y ser decapitados
y alzarse de nuevo.
Y los niños allá nos ven a nosotros
desaparecer y reaparecer
y desaparecer de nuevo,
de alguna manera para siempre
y nunca otra vez.




GARABATEO UN CÍRCULO

Sé que cada abedul grande
beberá 300 litros de manto freático
y que las hojas exudarán un gas invisible
que se condensará en nubes sopladas a mediodía.
Sé que el cuerpo de un pariente,
muerto hace 30 años, se ha descompuesto
y sólo el dibujo a lápiz de su esqueleto queda.
Recuerdo el tendedero entre los abedules
y sus sábanas blancas acabadas de lavar
que el viento quería llevarse.
En la escuela, tenía que ir al pizarrón
y con un gis blanco deletrear estrella,
intersección y alma.
Hoy tomo mi gis negro
y garabateo un círculo negro sobre un trapo blanco.
El anillo periférico no va muy lejos,
y los sentimientos con contribuyen mucho a la contemplación,
pero el gato de la callejuela, Linnaeus,
que tiene una mancha amarilla sobre la nariz
y acaba de comerse un ratón,
ronronea casi como un tractor.



*Tomado de Poesía ---Werner Aspenström-- Poesi, antología y traducciones de Homero Aridjis y Pierre Zekeli. Ediciones El Tucán de Virginia.
imagen

NOTA: Estas ediciones son, hasta donde sé, ya inencontrables. He copiado varios poemas de cada una. Espero ke les sean chidos ;)
imagen
Goliardos
VoLvEr a GoLiArDoS COmuNIdaDES. ReCOmenDaDo...
 
 
Goliardos Web...
Bajo la principal, bajo el rubro de Emilios, puedes enviar misivas a Goliardos...
imagen